El Último Conteo

Originalmente publicado el 2 de marzo de 2015 in inglés en www.lastcountdown.org.

El hombre de pecado está caminando en la tierra hoy — pero todavía no lo has reconocido. Él es “aquel inicuo” y has sabido de él, sin embargo, no te has dado cuenta de que es él. En este artículo, el hijo de perdición será revelado. El anticristo será explicado. Ya conoces el nombre y el rostro...

Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá [la segunda venida de Cristo] sin que antes venga la apostasía [la caída de Babilonia figurada], y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, (2 Tesalonicenses 2:3)

El apóstol nos advierte de que no seamos engañados. Normalmente, una persona no sabe que está siendo engañada, y cuando alguien o algo le dice que ha sido engañada, la tendencia natural es preferir aferrarse al engaño. Así que, el apóstol está advirtiendo de algo muy peligroso y muy sutil.

Permíteme ser directo. Es el Papa Francisco. Hay tanta evidencia que literalmente no podré comunicarte todo, pero sin duda haremos nuestro mejor esfuerzo para que quede claro en los próximos artículos.

Mientras estás tratando de entender esta idea, toma nota que incluso los católicos están expresando sus preocupaciones acerca de él.

En caso de que tengas un poco olvidado tu conocimiento acerca del protestantismo, permíteme darte un curso intensivo en una línea cortesía de Martin Lutero. Él había descubierto algo cuando la Iglesia Madre lo excomulgó y él dijo:

… sé finalmente que el papa es el Anticristo, y que su silla es la de Satanás— D'Aubigne, n. 6, Cap. 9. {CS 132.1}[1]

Esas palabras contienen toda la historia de la respuesta de la Iglesia a las 95 Tesis, que resultó ser el rechazo de la Reforma. Desde ese tiempo, los protestantes han comprendido que el papado es el sistema del anticristo. Pero eso no es lo que yo voy a explicar aquí; ya deberías saber eso.

El papado ha sido desde entonces el anticristo de la profecía en general, pero hoy estamos buscando al propio hombre de pecado. Los papas a través de las edades se han estado sentando en el trono de Satanás, pero sólo como su representante. Hoy estamos hablando de algo mucho más siniestro. Estamos hablando del mismo Satanás, “Aquel Inicuo”, apareciendo como un ángel de luz y haciéndose pasar por Jesucristo.

En esta época aparecerá el anticristo como si fuera el Cristo verdadero... Satanás vestido como un ángel de luz. Los hombres serán engañados y lo exaltarán al lugar de Dios, y lo deificarán... {EUD 143.2}[2]

¡Lo que ocurre hoy es más grave que cualquier cosa en la época de Lutero! Estamos viviendo en el final. Como regla general, la profecía fue dada especialmente para el fin del mundo.[3] La presente apostasía se explica en la serie de artículos titulada ¡Ha Caído Babilonia!, que dice – para decirlo en pocas palabras – que la apostasía en la actualidad fue la completa caída del protestantismo organizado que sucedió recientemente, gracias en parte al fallecido Tony Palmer. Ahora que la apostasía ha llegado, es tiempo para que el hombre de pecado (también llamado el hijo de perdición) sea revelado por quién él es realmente.

Al llamarlo también el hijo de perdición, recordamos al único otro hombre al que se le ha dado ese nombre en las Escrituras:

Cuando [Jesús] estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese. (Juan 17:12)

Interesantemente, este es el nombre que Jesús utilizó en referencia a Judas, y esas son las únicas dos ocurrencias de ese nombre en la Biblia. En este punto, necesitamos alejarnos de nuestro estereotipo del siglo 21 de cómo era Judas. Ya conocemos toda la historia de su traición, así que naturalmente lo imaginamos como el “tipo malo”. Sin embargo, en la época en que Jesús lo llamó el hijo de perdición, era aún visto con respeto por los demás como uno de los doce discípulos más cercanos de Jesús y además uno importante (teniendo en cuenta que el manejaba las finanzas del pequeño grupo). El punto que quiero dar aquí es que las apariencias pueden engañar. Judas pudo haber parecido ser bueno en el exterior, pero en el interior era un hombre perdido. Este tema volverá una y otra vez, y es la razón por la cual Pablo nos advierte en relación con el hombre de pecado, el último hijo de perdición, diciendo “nadie os engañe en ninguna manera”.

Puesto que la aparición del hombre de pecado está conectada a la caída de Babilonia, debemos entender naturalmente lo que tiene que enseñarnos el relato bíblico de Babilonia acerca de su líder. Si queremos identificar al líder del sistema Babilónico de la actualidad, tenemos que entender lo que Dios quería decirnos al llamar Babilonia a ese sistema. La antigua Babilonia estaba en ruinas cuando Juan el Revelador estaba vivo, así que Dios definitivamente estaba apuntando hacia el pasado como un ejemplo para el futuro – que es hoy. Empecemos desde el principio para ver lo que tiene que enseñarnos esa ciudad antigua.

La Babel de Nimrod

Tower of BabelLeamos desde el relato bíblico:

Los hijos de Cam: Cus…Y Cus engendró a Nimrod,