El Último Conteo

 

El movimiento adventista del gran sábado consiste en un grupo de personas que reconocen los pilares de la fe adventista del séptimo día como verdad. Mantenemos aquellos pilares en un tiempo cuando la vasta mayoría de los adventistas del séptimo día han apartado de su fe. Algunos de nosotros somos adventistas del séptimo día bautizados, mientras que otros ya han venido de otras denominaciones cristianas a unirse con nosotros porque ellos fueron llamados a salir de Babilonia por el Fuerte Clamor del Cuarto Ángel de Apocalipsis 18.

Hemos estado recibiendo la tan a menudo mencionada “antigua luz en nuevas vestimentas” desde 2010 y la estamos publicando aquí en este sitio web y en nuestro nuevo sitio de web de estudios Granja Nube Blanca. Hemos reconocido el significado escondido en el Gran Sábado de Juan 19:31, y nos nombramos en consecuencia. De esta manera cumplimos con otra profecía que fue dada a los adventistas a través del Espíritu de Profecía:

Vi que Dios tenía hijos que no reconocen ni guardan el sábado. No han rechazado la luz referente a él. Y al empezar el tiempo de angustia, fuimos henchidos del Espíritu Santo, cuando salimos a proclamar más plenamente el sábado. Esto enfureció las otras iglesias y a los adventistas nominales, pues no podían refutar la verdad Sabática. Y entonces todos los escogidos de Dios, comprendiendo claramente que poseíamos la verdad, salieron y sufrieron la persecución con nosotros. Vi guerra, hambre, pestilencia y grandísima confusión en la tierra. Los impíos pensaron que nosotros habíamos acarreado el castigo sobre ellos, y se reunieron en consejo para raernos de la tierra, creyendo que así cesarían los males. {PE 33.2}

En diciembre de 2009, John Scotram se convirtió en la primera persona permitida a reconocer el Reloj de Dios en Orión. Él cumplió el sueño de Guillermo Miller por la limpieza de las desechadas, pisoteadas y ensuciadas perlas de la fe adventista del séptimo día. Él las limpió con las enseñanzas que el mismo Señor escribió en el firmamento. Hasta la fecha, con la ayuda del Espíritu Santo en la Lluvia Tardía, él ha descifrado el libro de los siete sellos, el libro de los siete truenos de Apocalipsis 10, y las dos últimas series de siete en el Libro de Apocalipsis: las siete trompetas y las siete últimas plagas. Mientras tanto, los adventistas nominales han rechazado toda esta luz hasta que su organización había sido desaprobada por Dios  en 2012.

Ahora ya estamos en el tiempo de la cosecha y vendimia. Por lo tanto, les amonestamos a ustedes usando las palabras del gran apóstol Pablo, quien habló proféticamente de nuestro tiempo cuando dijo:

Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo. (Hebreos 12:25-26)

Somos “sólo” un pequeño movimiento, pero el mismo Jesús profetizó en Apocalipsis 18:1 que la luz del Cuarto Ángel alumbraría el mundo entero—y esto ya ha comenzado...

La mapamundi con la luz del Cuarto Ángel